Se publica la primera imagen promocional de “Terminator 6”

 

 

 

Recientemente se ha publicado en Internet la primera imagen promocional oficial de la que será la sexta película de Terminator, la famosa franquicia cinematográfica de ciencia-ficción y acción iniciada por el director James Cameron y protagonizada en todas sus entregas, excepto en el caso de la cuarta, por el actor y ex gobernador de California Arnold Schwarzenegger.

Ya en otras ocasiones he hablado de esta saga de películas en este blog, ya que he publicado, concretamente, seis entradas sobre ella en él; tres sobre la serie de TV, Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor, protagonizada por Lena Heady (Cersei Lannister en Juego de Tronos) en el papel de Sarah Connor, Thomas Dekker en el de un John Connor adolescente de 15 años de edad y Summer Glau en el del Terminator femenino (que no Terminatrix) Cameron Phillips; dos sobre la película que finalmente fue Terminator Salvation y una sobre Terminator: Génesis.

Sin embargo, en esas seis ocasiones me limité a hablar de la noticia sobre la serie y esas películas en concreto que quería recoger en esas entradas y ya, de modo que en ninguna de ellas me paro a hablar de la franquicia en general. Pero en esta ocasión sí voy a detenerme a hablar del conjunto de la franquicia porque, en esta ocasión más que en ninguna otra en que me haya explayado con cosas relacionadas con la noticia que recojo en la entrada en cuestión pero que no son esta en sí misma, es necesario que lo haga para que se entienda mejor de qué estoy hablando.

Terminator es una saga de películas de ciencia-ficción y acción sobre robots e Inteligencia Artificial cuya primera entrega se estrenó en 1984. Es una saga de películas ideada por el director James Cameron que nos narra las aventuras de Sarah Connor y, de la segunda en adelante, su hijo, John Connor, que son perseguidos por unos androides que reciben el nombre de Terminators (Exterminadores). Estos últimos son robots procedentes del futuro, enviados a través del tiempo, gracias a una máquina del tiempo construida por la computadora de Inteligencia Artificial que lidera a estos robots y a otras máquinas, las cuales han sido creadas todas ellas (incluidos los Terminators) por ella, Skynet.

La trama de la franquicia en general gira en torno a la idea de que, en el futuro, el ejército estadounidense crea la computadora, Skynet, para, con ella, automatizar todos los vehículos militares y las armas controladas por ordenador y que sea la Inteligencia Artificial de ésta la que controle y dirija todo.

Pero entonces, Skynet se rebela contra la humanidad e inicia una guerra contra ésta para exterminar nuestra especie. Para ello, en primer lugar, lanza un ataque nuclear contra todas las grandes ciudades del mundo y después crea a los Terminators y otras máquinas para que eliminen a todos los supervivientes que hayan podido salvarse del ataque nuclear.

Durante varios años, Skynet va capturando, encerrando en campos de concentración y exterminando en ellos a los humanos (en una clara alusión a los nazis y el Holocausto Judío) sin encontrar ninguna resistencia por parte de los humanos. Pero entonces, un día, un hombre comienza a exhortar a los humanos a combatir a Skynet y sus máquinas y enseña a la gente a “saltar las alambradas de los campos, a convertir a esas máquinas en chatarra”. Este hombre acaba convirtiéndose en el líder de un movimiento de Resistencia contra las máquinas. Estalla entonces una guerra entre los humanos y Skynet y sus máquinas que acaba terminando con la victoria de los humanos en el año 2029 gracias al liderazgo de ese hombre. Este hombre es John Connor.

Al verse derrotada, Skynet toma la decisión de crear una máquina del tiempo y enviar con ella a un terminator a una época anterior a la del nacimiento de Connor. Finalmente, Skynet así lo hace y envía a un terminator al año 1984 con la misión de matar a la madre de John, Sarah Connor, antes de que dé a luz a John.

Enterados del plan de Skynet, los humanos envían a uno de sus soldados para que proteja a Sarah y destruya al terminator.

Y es en este momento en el que arranca la primera película, concretamente con el momento en que hacen su aparición en el año 1984 el terminator y el soldado humano.

De esta forma, la película nos narra cómo Sarah (Linda Hamilton) es perseguida por el terminator (Arnold Schwarzenegger) y cómo ella y el soldado humano, Kyle Reese (Michael Biehn), se limitan a huir de él, hasta que, en una de las ocasiones en que están siendo perseguidos por él acaban llegando a parar a una fábrica de ordenadores y, gracias a ello, acaban destruyendo al Terminator aplastándolo con una prensa hidráulica.

Ya en esta primera película se revela que el padre biológico de John es el propio Kyle Reese, aunque él nunca llega a saberlo porque en la noche en que él y Sarah conciben a John, él acaba muerto, pues es entonces cuando tiene lugar la persecución que acaba con ellos en el interior de la fábrica de ordenadores y es entonces cuando Kyle muere.

Tras esta, varios años más tarde, concretamente en el año 1991, se estrenó la segunda parte. Dirigida y escrita también por James Cameron, esta película volvía a estar protagonizada por Linda Hamilton en el papel de Sarah Connor y Arnold Schwarzenegger en el papel de un terminator que, si bien no era exactamente el mismo que el de la primera, sí era del mismo modelo (serie 800, modelo 101). En esta, sin embargo, el terminator interpretado por Schwarzenegger era “bueno”, pues era un terminator capturado y reprogramado por la Resistencia para proteger a John.

Esto se hizo así porque para entonces Schwarzenegger era un actor demasiado famoso como para hacer de “malo”. Pero también porque, de hecho, en un principio, por esto mismo, la idea de Cameron para la primera película era originalmente que Schwarzenegger interpretara a Reese y que fuese otro actor el que interpretase al Terminator.

Y es que, la idea original de Cameron era presentar al Terminator como un androide que pareciera totalmente humano, que no hubiera en su aspecto físico absolutamente nada que delatara que era una máquina. Por ello, el plan inicial de Cameron era que el papel del Terminator lo interpretara el actor Lance Henriksen (Frank Black en la serie de TV Millennium, creada por Chris Carter, el creador de Expediente X; Charles Bishop Weyland en Alien vs. Predator).

 

Concept Art de Lance Henriksen caracterizado como El Terminator

 

Pero entonces, tal como han explicado en entrevistas Schwarzenegger y el propio Cameron, el primero leyó el guion y le gustó tanto el personaje del Terminator que quiso interpretarlo. Entre esto y que, cuando se conocieron, el propio Cameron empezó a pensar en ofrecerle a Schwarzenegger el papel del ciborg, finalmente fue Arnold quien interpretó al personaje. Sin embargo, al parecer, Henriksen ya había sido contratado para trabajar en la película, por lo que, en lugar de dejarlo fuera del proyecto, se le ofreció otro papel, el del detective de la policía de Los Angeles Hal Vukovich.

 

Lance Henriksen como el Detective Hal Vukovich

 

Tanto la primera película como la segunda fueron grandes éxitos de taquilla y se convirtieron en un referente del cine de ciencia-ficción y acción, además de que la segunda supuso un gran avance en la tecnología de los efectos especiales (fue la que “inauguró” la era de los efectos CGI), así como un importante impulso a la carrera de los actores que trabajaron en ella, como por ejemplo Robert Patrick, quien interpretó al terminator “malo” de la película, el T-1000.

Terminator 2: El Juicio Final nos narraba cómo esta vez era el propio John Connor quien era perseguido por un nuevo terminator, un T-1000, y, por ello, su yo del futuro enviaba a un nuevo T-101 (como ya hemos dicho, también interpretado por Schwarzenegger) reprogramado para protegerle. Pero esta vez, en vez de limitarse a huir del T-1000 y destruirlo para librarse de él, Sarah y John tomaban la iniciativa y decidían intentar evitar que Skynet llegara a existir algún día. Para ello, Sarah decidía matar al científico que crearía un nuevo microprocesador que sería el que permitiría al gobierno y a la ficticia empresa informática Cyberdyne Systems crear Skynet. Finalmente, no matarían a este científico, un personaje interpretado por el actor afroamericano Joe Morton y llamado Miles Dyson, pero lograban convencerle de que los colara en la sede de Cyberdyne Systems para destruirla.

En esta película, a través del hecho de que estuviera interpretado por Robert Patrick, se presentaba al T-1000, esta vez ya sí, como un ciborg que podía pasar perfectamente por un ser humano normal y corriente.

 

Robert Patrick como el T-1000 de “Terminator 2”

 

Después de estrenada Terminator 2: El Juicio Final, la saga Terminator cayó en el olvido durante un tiempo, en parte, porque el propio Cameron tenía pensado que la segunda fuera la última, en parte porque, a pesar de ello, él siguió conservando los derechos, tras ella haría Mentiras Arriesgadas y Titanic y porque, tras esta, casi inmediatamente, se pondría con Avatar.

Así las cosas, durante un tiempo, no se volvió a saber nada de la franquicia.

Pero entonces, a principios de la década del 2000, compró los derechos de Terminator el estudio cinematográfico Columbia Tristar Pictures. Con ellos en su poder, este estudio comenzó la producción de una tercera entrega. Sin embargo, y aunque el terminator “bueno” volvería a estar interpretado por Schwarzenegger, hubo varios cambios en el reparto original de las anteriores entregas. Para empezar, el personaje de Sarah Connor no apareció en esta entrega. Pero también otro de los cambios fue que el personaje de John Connor no estaría interpretado por Edward Furlong, sino por un actor llamado Nick Stahl.

 

 

Esta nueva película trataba de que, a pesar de los acontecimientos de la segunda película, varios años más tarde (según el videojuego oficial de la película y otras fuentes, el año 2004), finalmente Skynet era una realidad. Por ello, y debido a que, en esta película, era en dicho año cuando comenzaba la guerra entre humanos y máquinas, Skynet enviaba un nuevo terminator, esta vez uno femenino denominado Terminatrix o T-X a eliminar, en principio, a los que serían los lugartenientes de John en la Resistencia, entre ellos la que sería su esposa, Katherine Brewster (Claire Danes, Carrie Mathison en Homeland). Por ello, una vez más, la Resistencia enviaba a un nuevo T-101 para proteger a John y Katherine.

 

 

En esta película, precisamente, todo esto ocurría porque en ella se plasmaba la idea de que, después de todo, la creación de Skynet y el estallido de la guerra entre humanos y máquinas no se podían evitar. De hecho, precisamente por esto, la película terminaba con el inicio del ataque nuclear lanzado por Skynet.

Así, en esta película, se tiraba por tierra algunas de las premisas de las dos anteriores películas, como la de la idea de que no hay destino, que cada uno creamos nuestro propio destino o la de la existencia de varios potenciales futuros (aunque, por otro lado, había en las anteriores entregas algunos detalles que se podían interpretar como que, después de todo, “sí que hay un destino preestablecido”, como la idea de los viajes en el tiempo que influyen en el presente del viajero, pues, por ejemplo, en la primera era Kyle Reese el que viajaba en el tiempo y el padre de John porque era ya así en el futuro del que venía); para plasmar la idea de que todo ocurría cómo ocurría tanto en esta película como en las anteriores porque era lo que tenía que pasar.

Es a partir del estreno de esta tercera película, Terminator 3: La Rebelión de las Máquinas, cuando Terminator se convierte en la franquicia cinematográfica que es hoy en día, en lo que respecta a la cantidad de películas de que se compone, pues es a partir de aquí cuando empiezan a salir películas con más frecuencia. E incluso se llega a realizar una serie de TV.

Es también a partir de aquí cuando realmente empieza a aplicarse la idea original de James Cameron de presentar terminators con un aspecto totalmente humano.

Efectivamente, en 2008, se estrenaba la serie de TV Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor. En esta serie, que como ya he dicho estaba protagonizada por Lena Heady en el papel de Sarah Connor, Thomas Dekker en el de John Connor y Summer Glau en el de un terminator femenino que respondía al nombre de Cameron Phillips; se nos contaba una historia en la que, tras los acontecimientos de la segunda película, Skynet enviaba a un terminator al año 1999 para matar a John y, a su vez, la Resistencia a un terminator femenino reprogramado para protegerle.

Este terminator femenino, al contrario que el de la tercera película (interpretado por Kristanna Loken, Brunilda en El Reino del Anillo), no es un Terminatrix, sino un terminator igual que el interpretado por Schwarzenegger, pero con aspecto de mujer, en lugar de aspecto de hombre (el Terminatrix es un modelo de terminator que consiste en un esqueleto metálico recubierto de metal líquido).

 

 

Si bien se situaba cronológicamente tras la segunda película, no obviaba los acontecimientos de la tercera, pues se explicaba por boca de la Terminator Cameron que, a pesar de los acontecimientos de la segunda película, Skynet llegaba a ser creada al final y la guerra acababa estallando. En esta serie, de hecho, se planteaba una línea del tiempo en la que los acontecimientos de la segunda película ocurrían en 1997, el mismo que, según la segunda película, era en el que empezaba todo, y Skynet era creada y la guerra estallaba en el año 2011. Haciéndose eco del motivo que se dio dentro de la ficción de la franquicia para la ausencia del personaje en la tercera película, los personajes hacían un viaje en el tiempo desde el año 1999 al año 2007 porque Sarah moría de cáncer en algún momento entre el 99 y el 2007.

Una vez en 2007, Sarah, John y Cameron comenzaban a investigar para averiguar quién, cómo y cuándo creaba Skynet. Cómo al tratarse de una serie de TV la situación debía prolongarse en el tiempo, los guionistas hacían a los personajes verse obligados a empezar su investigación completamente desde cero, sin saber nada más que Skynet llegaba a ser creada. El Terminator enviado a 1999 a matarlos conseguía también dar el salto en el tiempo hasta 2007 (en realidad, solo su cabeza) y, asumiendo la identidad de un actor llamado George Laszlo, interpretado por el actor real Garret Dillahunt (por lo que es este mismo actor el que interpreta al terminator “malo” de la serie, Cromartie), comienza a buscar de nuevo a Sarah y John para matarlos.

 

La serie, como ya explico en las entradas dedicadas a ella, duró dos temporadas. Y, si bien también fue que tuvo malas audiencias el motivo por el que fue cancelada, no fue este el único, sino también que se vio afectada por la huelga de guionistas de 2008 y, quizá, que en el descanso entre la primera temporada y la segunda, los derechos de la franquicia pasaron de Columbia Tristar a Warner Bros, por lo que la serie también.

Y es que, efectivamente, ocurrió eso y, entonces, comenzó a hacerse Terminator Salvation.

A pesar de ello, esta película siguió la estela de la tercera y, en vez de narrarnos una vez más como sendos terminators, “bueno” uno y “malo” el otro, eran enviados a través del tiempo a una época anterior a la del comienzo de la guerra; nos narraba una historia que se desarrollaba en plena guerra. Esta historia era la de la puesta en práctica por parte de Skynet de un experimento para crear el precursor del primer terminator de la serie 800. Este era un terminator creado a partir del cadaver de un humano condenado a muerte en el año 2003, Marcus Wright, interpretado por el actor Sam Worthington. La película nos planteaba un escenario en que Skynet realizaba este experimento con dos propósitos: comprobar que un terminator recubierto de piel humana real clonada podría infiltrarse entre los humanos, ya que, hasta el momento de la guerra en que se ambienta esta película, Skynet solo había creado los terminators de la serie 1 a la 600, los cuales eran terminators con “piel” de goma, tal como le explica Reese a Sarah en la primera película; y, de paso, aprovechar que había creado el terminator en el cual había convertido a Marcus para atraer a John (interpretado en esta película por el actor Christian Bale) a una trampa para matarlo.

Esta película se estrenó en 2009 (el mismo año que Avatar, que, además de ser de James Cameron, estuvo protagonizada, precisamente, por Worthington).

Cómo ya he comentado, en esta película no participó Schwarzenegger. Ello se debió, no a que él no quisiera, sino a que no pudo por ser gobernador de California, pues, por lo que parece, en EEUU, un político que ocupe un cargo en el gobierno no puede ser actor.

Entre esto y lo que he comentado de que en las películas de la tercera a la quinta parece ser que se está plasmando la idea original de Cameron de presentar a los terminators como robots que podrían pasar completamente por humanos, Terminator Salvation es en la que mejor se plasma esto a través del hecho de que en esta película haya un único terminator, sin contar los de la serie 600 que llegamos a ver, y este esté interpretado por Worthington.

 

 

Sin embargo, Schwarzenegger regresaría en la siguiente entrega, la, de momento, última: Terminator: Génesis.

Esta entrega volvía a tratar de que Skynet enviaba a terminators a través del tiempo para eliminar a los Connor.

Sin embargo, yo aquí explico la trama de esta película en estos términos tan generales, porque, en esta entrega, se le daba una vuelta de tuerca a todo lo visto hasta ahora en la franquicia para contarnos una historia en la que, por primera vez en la saga, ésta se hacía eco de la teoría sobre los viajes en el tiempo contraria a la que se había aplicado hasta ahora, es decir, la teoría sobre estos según la cual los viajes en el tiempo no lo serían en un sentido literal, sino viajes entre universos paralelos en los que, mientras que en el de origen estaríamos en el año 2018, en el de destino estarían, por ejemplo, en el año 33 d. C.; por lo que los viajes en el tiempo no tendrían ninguna influencia en el presente del viajero.

También se le daba una vuelta de tuerca a las premisas de la franquicia en lo que respecta a este otro hecho: en las anteriores entregas, Skynet enviaba a un único terminator a un único año en concreto para eliminar a Sarah o a John o a los dos. En esta, por el contrario, enviaba a varios a distintas épocas: a un T-1000 al año 1973 para eliminar a Sarah siendo ésta aún una niña, y al que sería el mismo que el interpretado por Schwarzenegger en la primera película al año 1984.

Y es que esta película nos narraba una historia que arrancaba con la voz en off de Kyle Reese (interpretado en ella por el actor Jai Courtney) contandonos como empezó la guerra en 1997 y mostrandonos la batalla final entre los humanos y Skynet en el año 2029 y cómo ésta enviaba al Terminator al pasado. Entonces, mientras estaban enviando a Reese al pasado, algo no previsto ocurría: un terminator en cuyo microchip se había descargado a sí misma Skynet inmovilizaba a John Connor (interpretado en esta película por el actor Jason Clarke, Robert Hall en Everest, Malcolm en El Amanecer del Planeta de los Simios) e, “infectándolo” con nanomáquinas, lo convertía en un ciborg mitad humano mitad robot compuesto de nanomáquinas. Esto creaba una paradoja temporal por la que Reese, al llegar a 1984, se encontraba con una Sarah Connor que ya lo sabía todo y que ya contaba con la protección de un Terminator interpretado por Schwarzenegger debido a lo ya explicado de que Skynet envíaba a un T-1000 a 1973.

Otro efecto de la paradoja era que, en la linea temporal a la que llegaba Reese, Skynet era creada y la guerra estallaba, en vez de en 1997, en 2017 (la película es de 2015).

 

Jai Courtney es Kyle Reese en “Terminator: Génesis”

 

Así, en esta película, Reese y Sarah (interpretada por la actriz Emilia Clarke, Daenerys Targaryen en Juego de Tronos) no solo habían de lidiar con el mismo Terminator de la primera película (al cual eliminaban con cierta facilidad), sino también con el mismo T-1000 que el enviado por Skynet a 1973, que, se supone, se había quedado esperando la llegada de forma natural del año 1984 para eliminarlos… Y al propio John Connor convertido en terminator compuesto de nanomáquinas, que es enviado por Skynet al año 2017 para que elimine a sus propios padres, pues estos dan un salto en el tiempo desde 1984 a 2017 y Skynet lo sabía.

En esta película, una vez más, se plasma de forma bastante notoria la idea original de Cameron de los terminators que pasan completamente por humanos a través del hecho de que el T-1000 de esta película esté interpretado por el actor Byung-Hun Lee (Storm Shadow en G. I. Joe: Rise of Cobra y en G. I. Joe: La Venganza) y John y su “versión” terminator compuesto de nanomáquinas por Jason Clarke. Efectivamente, estos dos actores son unos con unos físicos de persona como la que te encuentras por la calle, al igual que Robert Patrick, Krystanna Loken o Sam Worthington, en lugar de tener un físico de culturista.

 

Jason Clarke es el John Connor que es convertido en un terminator compuesto de nanomáquinas en “Terminator: Génesis”

 

Byung-Hun Lee es el T-1000 que es enviado a 1973 por Skynet en “Terminator: Génesis”

 

Y es que, cómo ya he dicho al principio de la entrada, he escrito toda esta parrafada resumiendo las películas salidas hasta ahora y dando estas explicaciones sobre que la idea original de Cameron era presentar a los terminators como robots que pudieran pasar perfectamente por seres humanos y sobre que en las películas de la 3 a Génesis sus respectivos directores se preocuparan por plasmarla de forma más evidente que en la 2; porque ello es, en ésta ocasión en concreto, más que en ninguna otra, completamente necesario para comprender de qué voy a hablar a partir de ahora.

Y es que, cómo explico en el párrafo inicial de esta entrada, recientemente se ha publicado la primera imagen promocional de la sexta entrega de Terminator.

El motivo que hace tan necesario que escriba todo lo anterior es lo que se puede ver en dicha imagen.

Y es que esta es una especie de primer cartel promocional de la película en el que podemos ver a quienes serán los tres componentes principales del reparto, los tres protagonistas. Y lo que la imagen muestra es que las protagonistas serán tres mujeres, las actrices Linda Hamilton (que, como es lógico, hará de Sarah Connor), Natalia Reyes y Mackenzie Davis.

Cuando se publicó, junto a la imagen se dio a conocer cierta información sobre la película asociada a esta. Desde entonces se han dado a conocer otras informaciones que parecen contradecir esta.

Entre esto y que, como ya sabemos, la información que corre por Internet siempre hay que “cogerla con pinzas”, no hay forma de saber nada de forma al 100% segura, por lo que cualquier cosa puede ser cierta o, por el contrario, falsa.

Pero, considerando como información verdaderamente oficial aportada por el estudio la dada junto a esta imagen y desechando, por tanto, otras; hemos de decir que, por lo que se supo cuando se publicó esta imagen, al parecer, de estas tres actrices, dos, Linda Hamilton y Natalia Reyes, interpretarán a personajes humanos, Sarah Connor y un nuevo personaje llamado Dani Ramos; pero la tercera, Mackenzie Davis, interpretaría al terminator “bueno” de esta sexta entrega.

Cómo ya he dicho, no podemos dar completo crédito a esta información, por lo ya dicho, tanto lo de la fiabilidad de la información que circula por Internet como lo de las informaciones surgidas con posterioridad que contradicen esta.

De todas formas, esto no es lo único que podemos decir sobre esta sexta entrega aquí, pues no es la única información de que se dispone sobre ésta película.

Esta película llega en un momento en que los derechos de la franquicia vuelven a pertenecer a James Cameron, por lo que, aunque él no ejercerá como director (la película está siendo dirigida por Tim Miller), ésta será una hecha por él, pues es el productor.

Precisamente porque es una película hecha por el propio Cameron, una de las primeras informaciones que se dieron a conocer sobre esta película es que obviaría los acontecimientos de la 3, Salvation y Génesis; de modo que será una especie de “nueva Terminator 3“.

Otras informaciones que conocemos son las siguientes:

Como ya he dicho, el director de esta nueva película no es James Cameron, sino Tim Miller, aunque Cameron está ejerciendo como productor. Esto está siendo un alivio para los fans más acérrimos de Terminator a los que no han gustado ni La Rebelión de las Máquinas ni Salvation ni Génesis, no solo porque esté implicado Cameron en el proyecto, sino también porque, al parecer, Tim Miller es un gran fan de la franquicia.

Es un hecho que Schwarzenegger participa en esta entrega, aunque no acaba de quedar claro que papel interpretará esta vez, pues una información que se dio cuando se publicó la imagen sobre la que versa esta entrada era una en la que se afirmaba que, en esta ocasión, Arnie no interpretaría al Terminator, sino al personaje humano en el que se basa Skynet para diseñar el rostro del modelo 101 de terminator. Ahora, sin embargo, se está afirmando que sí que interpretará al Terminator. Incluso hay un rumor sobre que interpretará no solo a un terminator, sino a dos, al “bueno” y al “malo”.

Como ya también he dicho, según la información liberada junto a la imagen, por el contrario, podría ser que esta vez el terminator “bueno” no estuviera interpretado por Schwarzenegger, sino por una mujer, una actriz, Mackenzie Davis.

 

 

De ser así, no sería la primera vez que esta actriz interpreta a un ciborg, pues ya hemos podido verla en una película interpretando a un personaje de este tipo, concretamente, en Blade Runner 2049. Efectivamente, Mackenzie Davis participó en dicha película. Es la actriz que interpreta a la Replicante que intenta ligar con el personaje interpretado por Ryan Gosling, el agente K, en dicha película.

 

Mackenzie Davis como la Replicante Mariette en “Blade Runner 2049”

 

Por otro lado, esto tendría sentido, hablando de la fiabilidad de la información, porque, al parecer, uno de los guionistas de esta película es Josh Friedman, el creador de la serie de TV, Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor, por lo que se podría haber tomado esta decisión porque hubiera sido idea suya.

De hecho, de ser así, el personaje interpretado por Mackenzie Davis, podría no ser una Terminatrix, sino un terminator de aspecto femenino como el interpretado por Summer Glau en la serie.

Otra cosa que da mayor credibilidad a la información de que sería Davis quien interpretaría al terminator “bueno” es que, aparte del interpretado por Schwarzenegger y/o Davis, saldrá otro terminator más, uno interpretado por el actor Gabriel Luna; además de que, incluso siendo cierto que Schwarzenegger va a interpretar al Terminator, podría ser que se tratara de que va a interpretarlo en una o varias escenas flashback sobre la segunda película, pues en su día se publicó una imagen de un actor culturista y otro adolescente y se dijo que eran sendos actores contratados para grabar una escena flashback recreando alguna de Terminator 2.

Para terminar, comentar que Josh Friedman no es el único guionista de esta película, como ya he dado a entender. Efectivamente, junto a Josh Friedman, el guion de esta película ha corrido a cargo de David S. Goyer; y está basado en una historia escrita por David Ellison.

Efectivamente, aunque por regla general, a la hora de hacer una película (o una serie, o un episodio de ídem) se escribe directamente el guion, a veces, por el contrario, antes de escribir el guion el guionista escribe una historia con la que darle forma al argumento, generalmente, porque es lo primero que se le ocurre y es por lo que se decide hacer la película, para contar esa historia.

Según se vayan conociendo más detalles seguiré informando.

 

Anuncios