Saint Seiya: La Historia – Tercera Parte

 

 

 

Otra diferencia entre el manga y el anime provocada por la inclusión de estos capítulos de relleno es la diferencia entre el final de la parte de los Caballeros de Plata en el manga y el final de la misma en el anime.

Y es que, mientras que, como ya hemos dicho, en el manga Dante y Capella son los dos últimos Caballeros de Plata que el Santuario envía contra Seiya y sus compañeros, la parte de los Caballero de Plata termina con el enfrentamiento contra Dante y Capella, en el anime, por el contrario, termina con el enfrentamiento a un Caballero de Plata exclusivo del anime, Aracne de Tarántula.

 

Efectivamente, en el anime, la parte de los Caballeros de Plata termina con un capitulo en el que Seiya viaja a Jamir en busca de una cura para la ceguera de Shiryu. Allí, el discípulo de Mu, Kiki, le dice que cerca de allí hay una montaña llamada Jandara en la que hay un manantial de agua que cura cualquier herida y/o enfermedad. Seiya se dirige hacia esa montaña, logra llegar a su cima y se hace con el agua.

Kiki, el discípulo de Mu

 

Es entonces cuando hace aparición Aracne de Tarántula. Seiya le derrota.

De ésta forma, como ya hemos dicho, termina la parte de los Caballeros de Plata.

Y es entonces cuando empieza la última parte de la Saga del Santuario: la parte de los Doce Templos.

Esta parte se llama así, de “Los Doce Templos”, básicamente, por los enemigos a los que se tienen que enfrentar Seiya y sus compañeros.

Aquellos que no seáis fans de Saint Seiya y/o no la hayáis visto o solo la habéis visto de jóvenes y que hayáis leído las anteriores entradas en las que he ido resumiendo la historia, os habréis fijado que en ellas explico que a lo largo de la serie se nos presentan los personajes de Dohko de Libra, Mu de Aries y Aioria de Leo, pero que no se revela que son los caballeros de esas constelaciones y que la armadura de oro que Ikki y los Caballeros Negros roban se nos presenta como la popularmente conocida como La Armadura de Oro, es decir, como la única que existe.

Pues bien, todo eso se hizo con toda la intención de sorprender al espectador al inicio de la parte de los Doce Templos, cuando en el primer capitulo de dicha parte se nos revela que la que roban Ikki y los Caballeros Negros (la de Sagitario) no es la única armadura de oro que existe. Efectivamente, al igual que hay Caballeros de Bronce y Caballeros de Plata hay también Caballeros de Oro, los Caballeros de los doce signos del zodiaco.

Efectivamente, la parte de los Doce Templos comienza con el capitulo en el que, al ver que los Caballeros de Plata tampoco pueden con Seiya y sus compañeros, el Gran Patriarca Ares decide enviar contra ellos a los doce Caballeros de Oro.

Es entonces cuando se nos presenta al primer Caballero de Oro que se nos presenta como tal, Milo, el Caballero de Oro del signo zodiacal de Escorpio.

 

Este personaje nos es presentado en una escena en la que es llamado por el Gran Patriarca Ares para encomendarle la misión de acabar con Seiya y los demás. Es en la conversación que ambos personajes mantienen en esta escena en la que se nos revela el dato de que Dohko, Mu y Aioria son los Caballeros de Oro de Libra, Aries y Leo, respectivamente; en el caso del último, por boca del propio personaje, cuando se presenta ante el Gran Patriarca Ares para pedirle que le encomiende a él la misión que le iba a encomendar a Milo. El Patriarca Ares acepta y Aioria viaja a Japón con la intención de cumplir la misión.

Así, Aioria se presenta ante Seiya y ambos combaten.

Pero el combate es interrumpido por Saori, quien le cuenta a Aioria que ella es Atenea y le narra cómo trece años atrás el Gran Patriarca intentó asesinarla (¿?), pero Aiolos, que era el Caballero de Oro de Sagitario y el hermano mayor de Aioria, la salvó, se encontró con Mitsumasa Kido y le pidió a este que cuidara de ella y de la Armadura de Oro de Sagitario y formara un grupo de caballeros que protegieran a Atenea y le entregara la armadura a aquel de los caballeros que reclutara que demostrara merecerla.

Aioria acaba comprendiendo que, efectivamente, el Santuario está dominado por el Mal, jura fidelidad a Atenea y regresa al Santuario.

Al ver que el Patriarca Ares ha decidido movilizar contra ellos a los Caballeros de Oro, Atenea decide que ha llegado el momento de pasar a la acción y ser ella y Seiya y los otros los que ataquen primero.

Mientras tanto, el Patriarca envía a otro Caballero de Oro a eliminar al maestro de Shiryu, Dohko, y, de esta forma, nos es presentado Deathmask, el Caballero de Oro de Cáncer.

 

Deathmask y Shiryu, quien en ese momento se encontraba en los Cinco Picos, se enfrentan, pero el combate es interrumpido por Mu, quien se presenta vistiendo la Armadura de Oro de Aries, cuando este interviene a favor de Shiryu.

 

Seiya y los demás viajan al Santuario. Durante el viaje, Seiya, Hyoga, Shun y Atenea mantienen una conversación sobre el Patriarca Ares cuando se dan cuenta de que hay algo que no cuadra en lo que la propia Atenea le contó a Aioria y la “historia” de que el Patriarca del capitulo 1 murió poco después de marcharse Seiya del Santuario tras ser nombrado caballero y que le sucedió Ares. Finalmente, llegan a la conclusión de que el Patriarca benévolo del capitulo 1 y el Patriarca Ares son la misma persona, lo que hace que Seiya se extrañe mucho, pues el “Patriarca que él conoció” era tan bueno que casi parecía un ángel, mientras que Ares es tan malvado como un demonio.

Los cuatro llegan finalmente al Santuario y, una vez allí, se les une Shiryu.

Estando ya los cinco juntos, son recibidos por un misterioso hombre envuelto en una túnica con capucha y la cara cubierta con una máscara que, hablando con Atenea de que el Patriarca recibió la carta que le escribió, les explica que para llegar a la Cámara del Gran Patriarca tendrán primero que recorrer los Doce Templos del zodiaco y luchar y vencer a los doce Caballeros de Oro.

Entonces este misterioso hombre se revela como el Caballero de Plata Ptolemy de Sagita (Flecha) y les ataca.

 

Seiya le vence de un golpe, pero entonces él y los demás descubren que una de las flechas que les había lanzado Ptolemy no era ninguna ilusión, sino una flecha de verdad, de oro, y que esta ha alcanzado a Atenea, clavándosele en el pecho. Ptolemy les explica entonces que esa flecha de oro solo puede ser retirada por el Gran Patriarca por lo que, ahora, no solo tendrán que cruzar los Doce Templos y derrotar a los Caballeros de Oro para llegar hasta el Gran Patriarca, sino también lograr llevar a este hasta Atenea y hacer todo eso antes de que pasen doce horas desde ese momento.

De esta forma, Seiya y los demás se lanzan a cruzar los Doce Templos y se enfrentan a cada uno de los Caballeros de Oro.

Al ser el primer templo el de Aries y ser Mu el Caballero de Aries, este les deja pasar sin pelear, aunque antes les repara sus armaduras.

A partir de aquí, ya sí, comienza la lucha entre Seiya y sus compañeros y los Caballeros de Oro, siendo el primero al que se enfrentan Aldebarán, el Caballero de Oro de Tauro.

 

Cada combate es un gran desafío para Seiya y los otros, pero van logrando vencer a los Caballeros de Oro y cruzar los Doce Templos, aunque habrá dos en los que tendrán especiales dificultades, los Templos de Géminis y Virgo. En el primero de ellos, el de Géminis, primero, porque serán victimas de una ilusión por la que a ellos les parecerá lograr cruzarlo, pero en realidad lo que harán será volver sobre sus pasos y regresar a la entrada y, segundo, porque cuando finalmente se encuentran con Géminis y luchan con él, en realidad, como descubrirán cuando le derroten, lucharan solamente con la Armadura de Oro de Géminis, ya que esta estará siendo manipulada a distancia por alguien que, según se nos revela a los espectadores, es el Gran Patriarca.

 

En el segundo, el de Virgo, tendrán especiales dificultades porque el Caballero de Oro de Virgo, Shaka, resultará ser demasiado poderoso. De hecho, durante el combate contra Shaka hará acto de presencia Ikki, luchará con él y, al ver que es demasiado poderoso, se sacrifica para vencerle.

 

Pero los problemas de verdad vendrán a partir del Templo de Capricornio, pues en este, el de Acuario y el de Piscis, irán cayendo en cada uno de ellos Shiryu, Hyoga y Shun respectivamente enfrentándose a sus correspondientes Caballeros de Oro:

-Shura de Capricornio.

 

-Camus de Acuario (el maestro directo de Hyoga en el manga).

 

-Y Afrodita de Piscis.

 

Así, finalmente, llega Seiya a la Cámara del Gran Patriarca él solo. Y es entonces cuando se descubre toda la verdad sobre el Gran Patriarca, cuando se descubre su verdadera identidad.

Y es que es en el capitulo en el que Seiya llega finalmente a la Cámara del Gran Patriarca, cuando se nos da la solución a todas esas cuestiones que se había planteado sobre el Patriarca en los anteriores episodios (la de que no se revele la identidad del Patriarca en el capitulo 1, la de que en el 16 se diga que murió y le sucedió un malvado llamado Ares y la de que en el capitulo en que Seiya y los demás viajan al Santuario y hablando entre ellos llegan a la conclusión de que el Patriarca del capitulo 1 y el Patriarca Ares son el mismo personaje), la cual es que, efectivamente, todo el rato no ha habido más que un único Patriarca, el cual es el Caballero de Oro de Géminis, Saga.

 

También se nos muestra que el motivo de tan radical diferencia entre su personalidad en el capitulo 1 y su personalidad del capitulo 16 hasta éste, el 71, se debe a que tiene un problema que no queda claro si es de doble personalidad o de que está poseído, pues si os habéis fijado aquellos de quienes leáis esto que no seáis fans de Saint Seiya y/o no la hayáis visto o hace mucho que la visteis en las imágenes del Patriarca Ares y de Saga que he colgado en la entrada de esta categoría en la que comento el capitulo 16 y en esta, respectivamente; Saga, cuando está normal, tiene el pelo, su color propio de pelo, es azul; mientras que cuando está con “los cables cruzados” tiene el pelo gris.

Así, cuando Seiya llega a la Cámara del Gran Patriarca, el espectador, que ha podido ver que el Gran Patriarca Ares tiene el pelo gris, se encuentra con que Seiya se topa con un personaje que tiene el pelo azul.

 

Este, dando a entender que es el Patriarca Ares, se muestra muy arrepentido de sus actos y explica a Seiya como puede salvar a Atenea: le explica que la Cámara del Gran Patriarca no es el ultimo del conjunto de templos formado por los Doce Templos y la Cámara del Patriarca, sino que hay un templo más, el Templo de Atenea. En este hay, en el manga, una estatua gigante de Atenea y, en el anime, además de la gigante, una estatua más pequeña, y que debe coger el escudo, en el manga, de la estatua gigante y, en el anime, de la estatua pequeña (solo el de la estatua pequeña) y orientar este en dirección a Atenea.

Pero mientras le está explicando esto, al Patriarca empieza a dolerle la cabeza. Al principio, parece pasársele y que se marcha sin más dejando a Seiya dirigirse al Templo de Atenea. Pero entonces le dice a Seiya que espere, este se vuelve y, entonces, tanto Seiya como los espectadores vemos como al Patriarca le cambia de color el pelo volviéndosele gris.

Entonces empieza a comportarse como el Patriarca malvado de los capítulos del 16 a éste y ataca a Seiya.

 

Es entonces, cuando convoca su Armadura de Oro y se la pone, cuando descubrimos que este patriarca malvado es el Caballero de Oro de Géminis.

Saga ataca a Seiya con su técnica Otra Dimensión, mandándolo de esa forma no se seba a donde por un pliegue espacio-temporal. Pero entonces algo raro pasa y el ataque se detiene a la mitad. Entonces vemos a Saga arrodillado, con signos de que, de nuevo, le duele la cabeza; y dirigiéndose a no se sabe quien, diciéndole que no permitirá que elimine a Seiya… Y entonces, contestándose a sí mismo, empieza a decir que “silencio, me molestas desde hace demasiado tiempo, jamás me doblegaré a tu voluntad. Sin ti ya sería dueño de la victoria, por tu culpa he fracasado varias veces”.

 

(Continuará en la siguiente entrada que publique en ésta categoría).

 

Anuncios

Saint Seiya: La Historia – Segunda Parte

 

 

 

Seiya, Hyoga y Shun derrotan a Pegaso Negro, Cisne Negro y Andrómeda Negro, respectivamente, con bastante facilidad (aunque Pegaso Negro alcanzará con sus Meteoros de Pegaso Negro a Seiya por lo que, debido a que estos tienen ese “efecto secundario”, estos “envenenarán” la sangre de Seiya, por lo que Shiryu tendrá que salvarle), pero, por el contrario, Dragón Negro resultará ser un oponente bastante poderoso, por lo que a Shiryu le costará derrotarlo. Pero, finalmente, también Shiryu derrota a su contraparte malvada.

Finalmente, los cuatro juntos se enfrentan a Ikki.

En un primer momento, Ikki llevará las de ganar y dejará fuera de combate a Shiryu, Hyoga y Shun. Sin embargo, Seiya no caerá KO porque la Armadura de Oro se ensamblará sola y le protegerá del ataque con el que Ikki deja inconscientes a los demás.

Así, en los capítulos 13 y 14 Seiya e Ikki combaten y este último es derrotado. Es aquí, como ya dijimos, cuando Ikki se da cuenta de su error y se redime, pues se acaba pasando al lado de Seiya y los otros. Es entonces, en el capitulo 15, cuando se nos revela el origen del odio de Ikki. Y es que, como ya dijimos al hablar del personaje, el motivo por el que Ikki quería vengarse de ellos, el motivo de su odio, era que fue lo que le enseñó su maestro. Efectivamente, es en este capitulo en el que se nos presenta al maestro de Ikki, Guilty.

 

Se nos narra entonces que, como ya dijimos, Guilty era un hombre cruel que no hacía más que insistirle a Ikki en que, para poder vestir la Armadura del Fénix, debía odiar a todo el mundo. De hecho, el entrenamiento al que sometió a Ikki no era, en realidad, un entrenamiento, sino un maltrato constante, pues no consistía en otra cosa más que librar todos los días un combate en serio. Pero este no era el único motivo del odio de Ikki. Y es que, como ya también dijimos, Guilty tenía una hija (adoptiva en el manga, pero biológica en el anime), Esmeralda.

Ikki y Esmeralda llegaron a enamorarse. Pero un día, mientras estaban librando un nuevo combate Ikki y Guilty, este último lanzó al primero un ataque que Ikki esquivó y que, debido a ello, alcanzó a Esmeralda. Esmeralda, debido a esto, murió. Por si esto fuera poco, Guilty tuvo la suprema desfachatez de culpar a Ikki de la muerte de Esmeralda y demostró su total falta de afecto por ella al decir que “tenía lo que se merecía” por meterse donde no la llamaban. Esto hizo a Ikki montar en cólera y matar a Guilty.

En el manga, es en este momento cuando se nos revela que Seiya y los demás son hijos de Mitsumasa Kido, como ya dijimos, cuando, en sus últimos momentos, Guilty se lo revela a Ikki.

Y a partir de aquí, es cuando empieza a haber las mayores diferencias entre el manga y el anime. Y es que, mientras que en el manga es en este momento cuando empieza la parte de la Saga del Santuario dedicada a los Caballeros de Plata, en el anime es aquí cuando empieza la parte conocida entre los fans como la parte de los “Sonota Saints”.

La parte de los “Sonota Saints” es una parte que se denomina así por lo siguiente: “Sonota Saints” en japonés es un termino que se traduciría como “Otros Saints” u “Otros Caballeros”.

Así, esta parte se denominaría así, “Otros Caballeros”, porque es una parte en la que Seiya y compañía se enfrentan a Caballeros que se desconoce con que constelación se corresponde su armadura y si esta última es de bronce o de plata. Aunque, en cuanto a si su armadura es de bronce o de plata, lo más seguro es que sean Caballeros de Bronce, por un lado, porque sus armaduras son de colores brillantes, mientras que las de los Caballeros de Plata son todas de colores oscuros; y, por otro, porque lo más lógico es que para luchar con unos Caballeros de Bronce se envíe, al menos al principio, a otros Caballeros de Bronce.

Y es que, ya en el capitulo 15, se nos presenta al primero de los Sonota Saints al que se tendrán que enfrentar Seiya y los demás: Docrates.

En este capitulo, Seiya y los otros solo tendrán una breve escaramuza con Docrates, pues Ikki intervendrá a favor de Seiya y los otros y provocará un desprendimiento de rocas que arrastrará a Docrates y al propio Ikki haciéndolos caer por un precipicio.

Aún así, Docrates y los hombres que le acompañan (que, al igual que los que acompañaban a Ikki en los capítulos 7 y 8, van ataviados con armaduras que son replicas en color negro de, en este caso, la armadura de Docrates) se hacen con todas las piezas de la Armadura de Oro, excepto con el casco, que Ikki se lo entrega a Seiya, desobedeciendo la orden del propio Docrates de entregárselo a él (es así como descubrimos que, en el anime, Ikki se enfrenta a los otros, también, porque le envía el Santuario, además de porque el propio Ikki lo da a entender cuando al decirle Seiya que se una a ellos, contesta: “No tienes ni idea de lo que estás diciendo. Aunque quisiera unirme a vosotros no podría. (…) El poder del Santuario me lo impedirá”).

A pesar de lo que hace Ikki, Docrates sobrevive y regresa en el siguiente capitulo, el 16. Es en este capitulo donde se nos revela que Docrates ha sido enviado por el Santuario.

Y es que, en referencia a un comentario que hace Docrates sobre entregar la Armadura de Oro “a los pies de nuestro Señor, el Gran Patriarca que reina en el Santuario”, el capitulo 16 nos traslada al Santuario para mostrarnos y explicarnos por boca de Marin que, poco después de marcharse Seiya del Santuario, el Gran Patriarca murió y fue sucedido por su hermano, Ares, quien ha resultado ser un hombre cruel que dirige el Santuario con mano de hierro. De hecho, en el capitulo se nos presenta a este nuevo Patriarca.

Y no es el único nuevo personaje que se nos presenta, pues también se nos presenta a otros tres: dos que solo existen en el anime y a Aioria, el Caballero de Leo que, una vez más, nos es presentado sin revelarnos el dato de que es el Caballero de Leo.

Por su parte, los dos personajes que solo existen en el anime que se nos presentan aquí son el que podríamos llamar “lugarteniente” del Gran Patriarca Ares, Gigas, y al discípulo y mano derecha de éste ultimo, Phaeton.

Gigas

Phaeton

 

Por lo demás, el capitulo se limita a narrarnos que, como ya hemos dicho, Docrates hace acto de aparición de nuevo, esta vez en la mansión de Saori, y secuestra a esta.

Seiya y los demás se enfrentan entonces a él y le derrotan.

Después de enfrentarse a Docrates, Seiya y los demás tendrán que enfrentarse a otros Sonota Saints. Así, en los sucesivos capítulos, Seiya, Shiryu, Hyoga y Shun tendrán que luchar contra:

-Geist (en el doblaje español de los 90, “Yiste”) (una mujer Caballero) y sus hombres.

 

-El propio maestro de Hyoga, el Maestro Cristal.

 

-Y al denominado en el anime como el Caballero de la Llama, pero que es otro Sonota Saint más sin constelación asociada, pues no existe ninguna constelación de la Llama.

 

Es una vez derrotado el Caballero de la Llama, cuando empieza la parte de los Caballeros de Plata, pues es entonces cuando el Patriarca empieza a enviar contra Seiya y sus compañeros a los susodichos.

De esta forma, en primer lugar, Seiya y los demás tendrán que luchar contra los Caballeros:

-Misty del Lagarto.

 

-Moses de la Ballena.

 

-Asterion de Canes Venatici (Perros de Caza, de Presa o el Sabueso).

 

-Y Babel del Centauro.

 

Tras derrotar a Moses y Asterion y antes de que haga acto de presencia Babel, se nos revela que Saori es la reencarnación de la Diosa Atenea por boca, en el manga, de la propia Saori y, en el anime, de Tatsumi. Es en este momento, cuando se nos revela que el motivo por el que Mitsumasa reunió a los cien niños y los envió a entrenarse para Caballeros no fue que fuera un “flipado” que cuando descubrió la existencia de los Caballeros se le “cruzaron los cables” y quiso montar un “show” de lucha con ellos, sino porque, durante un viaje a Grecia, se encontró con el dueño de la Armadura de Oro, Aiolos, y este, que estaba herido de muerte, le pidió que cuidara de la reencarnación de Atenea, la protegiera de las fuerzas del Mal que se habían adueñado del Santuario y reuniera un grupo de Caballeros para que la protegieran y lucharan a su lado.

Aiolos

 

Entonces, como ya hemos dicho, hace su aparición Babel del Centauro. Dado que Babel es un Caballero dotado con poderes piroquineticos, quien se enfrenta a él es Hyoga, pues es el que mejor puede hacerle frente gracias a que sus poderes de Caballero se basan en el frio y el hielo (o lo que es lo mismo, son poderes de crioquinesis).

Mientras luchan ambos personajes hacen acto de presencia otros tres, los Caballeros de Acero, quienes ayudan a Hyoga a vencer a Babel, ya que, como se revela algunos capítulos más tarde, son tres Caballeros elegidos y entrenados por la Fundación. Y es que, a parte de reunir a los cien niños y enviarlos a distintos lugares del mundo para que se entrenaran para Caballeros, Mitsumasa contrató a un científico para que fabricara tres armaduras hechas de acero y también reunió a los tres personajes que visten estas armaduras (todo esto ocurre solamente en el anime, en el manga no existen los Caballeros de Acero).

Sho, Caballero de Acero del Aire

Daichi, Caballero de Acero de la Tierra

Ushio, Caballero de Acero del Agua

 

Tras derrotar a Babel, Seiya y los otros se enfrentarán a Algol de Perseo.

 

Como ya dijimos al hablar del personaje, durante su combate contra Algol, Shiryu sacrificará su vista para evitar ser convertido en piedra por el escudo de la armadura de Algol.

Una vez derrotado Algol, los Caballeros de Bronce se enfrentarán a los que, en el manga, son los tres últimos Caballeros de Plata que el Santuario envía contra ellos:

-Jamian del Cuervo.

 

-Dante de Cerbero.

 

-Y Capella del Auriga.

 

Sin embargo, no han de luchar contra los tres a la vez, sino primero contra Jamian y, una vez derrotado este, contra Dante y Capella.

Contra Jamian luchará Seiya. Durante el combate, Seiya se verá acorralado entre el propio Jamian y Shaina, por lo que, dado que luchan al borde de un precipicio, Seiya se tirará por él al no poder luchar contra ellos porque, por un lado, llevará cogida con un brazo a Saori, pues esta, debido a que había sido secuestrada y llevada en “volandas”, atada con cuerdas, por los cuervos amaestrados de Jamian, estaba desmayada; y, por otro, porque tenía el brazo libre roto.

Es entonces, después de que Hyoga y Shun acudan en ayuda de Seiya y Atenea y derroten a Jamian y Shaina, cuando aparecen Dante y Capella. Dante y Capella se deshacen de Hyoga y Shun, pues Dante, cuya armadura tiene como armas sendas cadenas con una bola de pinchos cada una, atrapa con estas a Shun y Hyoga y los lanza por un precipicio.

Entonces reaparece Ikki. Ikki derrota a Capella con la Ilusión Diabólica del Fénix y se enfrenta a Dante. Ikki llevará las de ganar, pero aún así no será él quien derrote a Dante, pues el combate entre ambos es interrumpido por Shun y Hyoga. Así, finalmente, es Shun quien se enfrenta a Dante y lo derrota.

A partir de aquí, en el anime, viene un pequeño grupo de capítulos que son lo que en el “argot” del manga y el anime (más bien del anime, solamente) se denominan “capítulos de relleno” porque son capítulos que el estudio realizador del anime de turno hace para dar tiempo al autor del manga en el que se basa el anime a avanzar y así evitar sobrepasar al manga.

En este caso, además, son capítulos que Toei Animation realizó, seguramente, para dar una explicación a ciertos hechos que ocurren en el manga después de los contados hasta aquí que, en el anime, no tendrían sentido sin estos capítulos de relleno. Uno de estos hechos que, sin dichos capítulos, no tendría sentido en el anime es el de que Ikki no intervenga en la parte de los Doce Templos hasta cuando lo hace por estar recuperándose de sus heridas en la ficticia Isla Kanon.

Y es que otra diferencia importante que hay entre el manga y el anime es el momento en que reaparece Ikki después de ser derrotado en la parte de los Caballeros Negros. En el manga, Ikki no reaparece hasta el momento en que interviene en la lucha contra Dante y Capella. Sin embargo, en el anime, reaparece en el capitulo en el que Seiya y los otros se enfrentan al Caballero de la Llama.

Esto hace que, entre otras cosas, la diferencia entre el motivo por el que en el manga Ikki va a la Isla Kanon a curarse y el motivo por el que lo hace en el anime, esté en que, en el manga, lo haga para recuperarse de las secuelas de que, en un combate que libró con Hyoga en la parte de los Caballeros Negros, este le congelara un brazo y que, en el anime, lo haga para recuperarse de las heridas que sufre luchando con su contraparte malvada, Fénix Negro, en uno de estos capítulos de relleno (de ahí, seguramente, que en el doblaje español de los 90 se “rebautizara” a los Fénix Negros que acompañan a Ikki como Caballeros de la Sombra, para diferenciarlos del Fénix Negro al que se enfrenta Ikki en aquel de estos capítulos de relleno en el que lo hace, pues el Fénix Negro de dicho capitulo de relleno es distinto a los de los capítulos 7 y 8, pues el del capitulo de relleno tiene poderes, logró desarrollar sus cosmos, mientras que los de los capítulos 7 y 8, según lo que se menciona en el manga, no).

(Continuará en la siguiente entrada que publique en ésta categoría).

 

Saint Seiya: Contenido de la Obra (Segunda Parte: La Historia)

 

 

 

Cómo ya hemos visto en una entrada anterior, Saint Seiya se divide en varias partes, denominadas “sagas”, las cuales son tres en el manga y cuatro en el anime. La primera es la llamada “Saga del Santuario”.

La historia arranca (y, con ella, la Saga del Santuario) con el combate que libra Seiya para conseguir la Sagrada Armadura de Pegaso.

Ya en este primer episodio, se nos dan las primeras explicaciones sobre Atenea, los Caballeros y la función de estos últimos. Cómo ya hemos visto en la entrada titulada “Saint Seiya: el Manga y el Anime”, muchos mangas y animes nekketsu narran historias sobre personajes dotados de superpoderes gracias a que han seguido un entrenamiento en artes marciales tan riguroso que desarrollan tanto un tipo de energía, basada en el concepto del chi o ki, que en el mundo ficticio de la obra en cuestión tenemos todos los seres humanos, que pueden utilizarla en combate en forma de superpoderes. En Saint Seiya, esta energía se llama “Cosmos”. También ya en este episodio se nos explica qué es el Cosmos y que es la fuente del poder de los Caballeros.

Seiya gana el combate por la Armadura de Pegaso y es nombrado caballero. Seiya libra éste combate en el Santuario, pues fue allí a donde fue enviado a entrenarse para caballero, de modo que ya también en este episodio vemos por primera vez el Santuario y, aunque de él solo vemos el coliseo donde se enfrentan Seiya y el otro aspirante a Caballero al que se enfrenta por la armadura, Cassios, ya intuimos que es, como su nombre indica, un santuario, un complejo de templos dedicados a Atenea construido por la propia Orden de Caballeros de Atenea a modo tanto de santuario dedicado a la diosa, como de “cuartel general” de los Caballeros.

 

En éste capitulo, además de a Seiya, se nos presentan varios personajes más. Estos son:

-El propio Cassios.

 

-La maestra de éste, Shaina de Ofiuco.

 

-La maestra de Seiya, Marin del Águila.

 

-Y el Gran Patriarca.

Aunque éste ultimo nos será presentado manteniendo su identidad como desconocida, pues la cuestión de cual es la verdadera identidad de éste personaje será uno de los principales ejes sobre los que girará la trama de la Saga del Santuario.

Como ya hemos dicho, Seiya derrota a Cassios, gana la Armadura de Pegaso y es nombrado Caballero.

Esa misma noche, furiosa por la derrota de su discípulo, Shaina ataca a Marin y Seiya, por lo que este se verá obligado a luchar con ella. Al principio será Shaina la que llevará las de ganar, entre otras cosas, porque, de pronto, a Seiya empezará a pesarle la armadura, por lo que no se podrá mover con total libertad.

Pero entonces intervendrán los soldados de Shaina y, al verse “vapuleado” por ellos por culpa de no poder moverse, Seiya, enfurecido, liberará su cosmos y derrotará a los soldados. El ataque con el que Seiya derrota a los soldados de Shaina es tan potente que incluso, a pesar de no ir dirigido en absoluto contra ella, le romperá a ésta la máscara. Esto la dejará a ella tan sorprendida que desistirá de continuar el combate, aunque le dirá a Seiya que la próxima vez que se vean ajustarán cuentas.

A partir de aquí, desde el capitulo 2 en adelante, la serie nos narra cómo Seiya regresa a Japón con la Armadura de Pegaso y toma parte en un torneo de lucha entre Caballeros organizado por la Fundación Kido. El torneo, que recibe el nombre de Torneo Galáctico, se nos presenta como un torneo que había planeado organizar Mitsumasa Kido, impulsado a ello por su pasión por los deportes de lucha. El caso es que, cuando Seiya regresa a Japón, se encuentra con que Mitsumasa ha muerto y que es ahora su nieta, Saori Kido, quien dirige la Fundación.

 

Saori ha decidido continuar el legado de su abuelo, y ha continuado realizando los preparativos para poder celebrar el Torneo y ahora, ya por fin, se podrá celebrar.

Finalmente, el torneo se celebra, por lo que, desde el capitulo 2 al 6 se nos irá presentando a Shiryu, Hyoga y Shun y a los conocidos entre los fans de la serie como los “Bronces Secundarios”, un segundo quinteto de personajes que, junto a los cinco protagonistas, forman el conjunto de diez caballeros que fueron reunidos por Mitsumasa. Estos Caballeros de Bronce Secundarios son:

-Jabu del Unicornio.

 

-Ban del León Menor.

 

-Geki de la Osa Mayor (en el doblaje español de los 90, Geki del Oso).

 

-Ichi de la Hydra.

 

-Y Nachi del Lobo.

 

Y es que, como se nos explica, precisamente, en los capítulos del 2 al 6, Mitsumasa Kido había reunido a cien niños huérfanos de todo el mundo y los había enviado a diferentes lugares para entrenarse para Caballeros, pero de estos solo regresaron convertidos en Caballeros diez, precisamente, los cinco protagonistas y los Bronces Secundarios.

Tras estos seis primeros episodios, en el capitulo 7, es cuando, ya sí, arranca realmente la historia.

Efectivamente, en los capítulos del 2 al 6 se nos narra como, en un principio, todo marcha según lo planeado por Mitsumasa y Saori y se van celebrando sin contratiempos los combates entre Seiya y Geki, Hyoga e Ichi y Seiya y Shiryu, hasta que, en el capitulo 6, comienza a celebrarse el combate entre Shun y Jabu.

Es aquí, en el capitulo 6, durante el combate entre Shun y Jabu, cuando todo se empieza a torcer. Y es que, mientras están luchando Jabu y Shun, la cadena de la armadura de este último, la Cadena de Andrómeda, comienza a actuar de forma extraña.

El caso es que, cómo en toda competición que se precie, el ganador del Torneo Galáctico se iba a llevar un premio. El premio, en este caso, era la que en ese momento se nos presenta cómo “La Armadura de Oro”.

 

La Cadena de Andrómeda, moviéndose por voluntad propia, forma una palabra, la palabra griega “axia”, que, efectivamente, como nos explica el propio Shun, es la palabra “valor” o “valioso” en griego antiguo.

Y es que, efectivamente, de pronto, en ese momento, se abre la caja de la Armadura de Oro y una figura sale de su interior. Se trata, nada más y nada menos que de Ikki, que, como ya hemos dicho, empieza siendo uno de los “malos”.

Es aquí donde, como ya hemos dicho, arranca de verdad la historia, pues es a partir de aquí desde donde la serie comienza a narrarnos una batalla, una guerra, entre los Caballeros de la Fundación y el Santuario, de ahí el titulo de la saga.

Se podría decir que, a efectos practicos, es en el capitulo siguiente a este, es decir, en el siete, en el que arranca la Saga del Santuario. Pero, en realidad, también forma parte de ella ésta parte dedicada al Torneo Galáctico.

Esto viene a colación de que, entre los fans de la serie, se suele considerar que la Saga del Santuario se divide a su vez en cinco partes. Estas partes son: “El Torneo Galáctico”, “Los Caballeros Negros”, “Los Sonota Saints”, “Los Caballeros de Plata” y “Las Doce Casas” (o “Los Doce Templos”).

Así, en el capitulo 6, acaba la parte del Torneo Galáctico y, en el 7, comienza la de los Caballeros Negros.

La parte de los Caballeros Negros se llama así por lo siguiente: cómo ya hemos explicado cuando hemos hablado del personaje, Ikki regresa a Japón con la intención de vengarse de Seiya y los demás por haber sido enviado a entrenarse a la Isla de la Reina Muerte. El caso es que no lo hace solo, sino acompañado de los denominados, precisamente, Caballeros Negros.

Cómo nos explica el propio Hyoga en el capitulo 7 (en el manga, Shun), los Caballeros Negros son una orden de renegados, un “ejercito” formado por aspirantes a Caballeros de Atenea que fracasaron en su intento de entrar en la Orden o que, precisamente por ser malvados, fueron expulsados antes de ser ordenados y, empujados por su ambición, en vez de resignarse y “volverse a su casa”, fueron, precisamente, a la Isla de la Reina Muerte a hacerse con una replica en color negro de la armadura de Caballero de Atenea a la que aspiraban.

En el capitulo 7 Ikki aparece acompañado, en concreto, de varios caballeros ataviados con replicas negras de la Armadura del Fénix.

 

Ikki y los Fénix Negros que le acompañan (cinco en el manga y entre ocho y diez en el anime) roban la Armadura de Oro.

Seiya y los demás los persiguen. Los localizan en el puerto de Tokio, donde tienen una breve lucha con ellos.

Ikki y los Fénix Negros (o, como se los denominó en el doblaje de los 90, los Caballeros de la Sombra) que le acompañan huyen de nuevo portando cada uno una pieza de la Armadura de Oro.

Debido a que se dispersan, Seiya y los demás se separan, por lo que solo podrán alcanzar a un Caballero de la Sombra cada uno, por lo que, entre esto, y que cada uno de ellos solo porta una pieza de la Armadura, Seiya y los otros solo lograrán hacerse con cuatro piezas de la Armadura: los dos brazos y las dos piernas.

Por todo esto, Seiya y los otros ven que al final tendrán que tener una batalla en toda regla contra Ikki y los Caballeros Negros (el Caballero de la Sombra contra el que lucha él, le “informa” a Seiya de que Ikki ha conseguido hacerse con el liderazgo de los Caballeros Negros), por lo que, debido a que durante el combate que libraron Seiya y Shiryu en el Torneo Galáctico sus respectivas armaduras resultaron gravemente dañadas, Shiryu se marcha llevándose ambas a ver a su maestro, el cual ya nos fue presentado en el primero de los dos capítulos que dura el combate entre Shiryu y Seiya. En dicho capitulo el maestro de Shiryu, que como ya hemos visto cuando hemos hablado del Caballero del Dragón, es Dohko, el Caballero de Libra, nos es presentado simplemente como el Viejo Maestro de los Cinco Picos, pero no se nos revela en absoluto que es el Caballero de Libra.

 

Así, Shiryu se marcha a ver a su maestro para que le indique cómo llegar hasta el lugar donde vive una persona que, según lo que le contó una vez Dohko a Shiryu, puede reparar las armaduras de los Caballeros.

Mientras Shiryu realiza este viaje, a Seiya le llega una carta en la que Ikki le desafía y le emplaza para dentro de una semana desde el día que le llega la carta para que se encuentren en un lugar llamado el Valle de la Muerte. En el mismo capitulo en que le llega a Seiya la carta, que es en el 10, vemos también como Shiryu llega a los Cinco Picos. Allí, Dohko le explica que la persona que puede reparar las armaduras es un hombre llamado Mu que vive en una zona del Himalaya llamada Jamir, pero le advierte contra un lugar por el que tendrá que pasar antes de llegar al hogar de Mu llamado el Cementerio de Armaduras, un enclave situado a pocos metros de la residencia de Mu llamado así porque en él hay muchos esqueletos de Caballeros de épocas pasadas y que es peligroso porque cuando cualquier intruso llega a allí los esqueletos cobran vida y le atacan.

A pesar de ello, Shiryu continua su viaje y, finalmente, de este modo, nos es presentado Mu, el Caballero de Aries, aunque, una vez más, no se nos revelará ese dato aún, por lo que nos será presentado como un personaje que es el que se encarga de reparar las armaduras y que tiene poderes de telequinesis.

 

Finalmente, en el capitulo 11, llega el día de la batalla entre Seiya y compañía e Ikki y los Caballeros Negros.

Una vez en el Valle de la Muerte (en el anime, en el manga la batalla se desarrolla en unas cuevas en la ladera del Monte Fuji) Seiya y los demás se separan. Cada uno de ellos se enfrenta a su contraparte malvada. Y es que, efectivamente, cada uno de ellos se enfrenta a un caballero negro que porta la misma armadura que él, solo que en color negro. Así, de esta forma, Seiya se enfrentará a Pegaso Negro, Shiryu a Dragón Negro, Hyoga a Cisne Negro y Shun a Andrómeda Negro.

 

(Continuará en la siguiente entrada que publique en ésta categoría)

Nota: Autoría de las imágenes de cuerpo entero de los personajes de Sanctuary’s Designer & Antares y Trident.

 

Saint Seiya: Contenido de la Obra (Primera Parte: Los Personajes)

 

 

Saint Seiya nos narra las aventuras de cinco chicos japoneses que luchan contra el Mal, ya que son lo que, en la serie, se llaman Santos de Atenea (Caballeros en Occidente), guerreros ataviados con armaduras que luchan a las ordenes de dicha diosa de la mitología griega.

Estos cinco protagonistas son:

-Seiya.

 

El héroe de Saint Seiya, ya que presta su nombre al titulo de la serie. Como tal es quien se lleva todos los honores. Es un adolescente huérfano (al igual que los otros cuatro protagonistas) de trece años que se crio en un orfanato de Tokio junto a su hermana Seika, tres años mayor que él.

Junto a los otros cuatro protagonistas, fue tomado bajo la protección del dueño del orfanato, el multimillonario Mitsumasa Kido, quien fue quien los reunió y los envió a entrenarse para convertirse en Caballeros.

Este valiente e impetuoso joven se convertirá en el mayor defensor de Atenea, llegando a vestir la armadura de Sagitario. Su mayor virtud como guerrero es la de no darse nunca por vencido ni dudar un segundo en lanzarse de cabeza para conseguir su propósito.

Sin embargo, esta característica de su personalidad es también su principal defecto. Efectivamente, este “crecerse ante las dificultades” de Seiya llega en él al punto de rayar en la pura y dura tozudez y “dureza de mollera”, lo que lo convierte en el menos popular de los cinco protagonistas entre los fans.

Ello se debe a dos motivos: al ser el que “se lleva todos los honores”, es él el que siempre vence al villano principal de la saga en cuestión. Pero nunca lo hace por méritos propios, si no porque sus compañeros le ceden parte de su energía, por lo que siempre vence con la ayuda de la suma de su energía y la de sus compañeros. Otro es esa virtud suya que es su mayor defecto. Es su principal virtud porque es la que le empuja a levantarse una y otra vez por más veces que le derribe su enemigo, pero a la vez su mayor defecto porque es la característica suya que le empuja a emplear siempre el mismo ataque contra su enemigo por mucho que vea que éste se lo esquiva o detiene una y otra vez. Esto, en una obra de ficción, en un “mundo” ficticio, en el que rige la máxima “un mismo ataque no funciona dos veces con un mismo caballero”, es un gravísimo error de estrategia. Lo irónico es que, al final, le acaba funcionando.

 

-Shiryu.

 

Es el más sensato y sereno de los cinco protagonistas. Fue entrenado por Dohko, también conocido como el Viejo Maestro de los Cinco Picos, en Rozan, China; y que es el Caballero de Libra. La armadura de Shiryu (la Armadura del Dragón) es una de las más resistentes y posee un escudo irrompible. El valor y la lealtad de Shiryu hacia sus amigos son incondicionales, prueba de ello son los innumerables sacrificios que realiza por ellos durante la serie.

Shiryu luce un dragón tatuado en su espalda. Este no es un tatuaje común y corriente, pues tiene la particularidad de que aparece cuando Shiryu eleva su energía y desaparece cuando está en reposo. Es por ello que, cuando Shiryu está herido de extrema gravedad y/o moribundo, el tatuaje comienza a desaparecer gradualmente. De ésta forma, si llegara a desaparecer por completo, significaría que el personaje ha muerto.

Durante mucho tiempo no se ha sabido cómo y por qué Shiryu tiene este tatuaje “mágico” o “místico”, pero recientemente, en los mangas Next Dimension, The Lost Canvas Gaiden y Episodio G Assassin se han dado pistas sobre ésta cuestión. Sin embargo, cómo aquí estamos hablando del manga y el anime originales y ésta pretende ser una presentación muy básica de los personajes, pues de ellos pienso hablar más extensamente más adelante; no me pararé ahora a hablar de esas explicaciones.

Por ahora, y para terminar con éste personaje, decir que, al igual que Seiya llega a vestir en alguna ocasión la Armadura de Sagitario, Shiryu llega a hacer lo propio con la de Libra.

Por otro lado, merece la pena destacar que tiene la costumbre de quitarse la armadura y luchar a pecho descubierto cuando su armadura resulta ser más una carga que una protección, lo que suele ocurrir con frecuencia.

De hecho, esto llega al punto de que, en la vida real, muchos fans bromean, hacen memes, etc.; sobre esto, como, por ejemplo, diciendo que es un exhibicionista y cosas así.

Lo mismo ocurre con otra característica del personaje, la cual es que, también, llega a quedarse ciego en dos ocasiones. La primera es en la Saga del Santuario, donde se queda ciego al sacrificar él mismo su propia vista para derrotar a Algol, el Caballero de Perseo, cuya armadura posee un escudo con la cabeza de Medusa esculpida en relieve en él y que, por ello, tiene el poder de convertir en piedra a los rivales de Algol. Por ello, Shiryu sacrificará su vista cuando vea que otras medidas menos drásticas no sirven para evitar convertirse en piedra. Más adelante, sin embargo, pero también en la Saga del Santuario, recuperará la vista. Sin embargo, volverá a perderla, ya definitivamente, cuando, en la Saga de Poseidón, quede ciego al quedar deslumbrado por la luz del aura del General Marino Krishna de Chrysaor.

 

-Hyoga.

 

Discípulo del Caballero de Cristal (en el anime) y de Camus, el Caballero de Acuario (en el manga, de forma directa; pero, también, indirectamente, en el anime, ya que, en ésta fuente el Caballero de Cristal es discípulo del de Acuario), en la fría Siberia; es un personaje que se suele mostrar frío e indiferente, excepto cuando visita a su madre, Natassia, la cual murió en el hundimiento de un barco en el que viajaba y permanece congelada en el fondo del mar de Siberia Oriental.

El recuerdo de su madre es, a la vez, la mayor fuerza y la mayor debilidad de Hyoga. Tanto es así, que el Caballero de Acuario llegará a usar sus poderes para provocar que el barco en el que yace su madre se hunda aún más hasta una profundidad tal que Hyoga no pueda volver a visitarla nunca más, todo en un intento de fortalecer el carácter de Hyoga. Lo conseguirá sólo en parte, ya que, como es lógico, Hyoga no olvidará nunca a su madre pero su recuerdo ya no volverá a impedir a Hyoga a centrarse por completo en los combates que libre.

Hyoga es un personaje muy querido por los fans de la serie, ya que, al principio fue mostrado cómo un guerrero muy poderoso, además, se muestra como un personaje muy seguro de si mismo, calculador, frio y misterioso. Según va avanzando la historia, sin embargo, su impresionante imagen va decayendo.

De forma similar a Shiryu, Hyoga también pierde la visión, aunque en su caso, la de un solo ojo, el derecho, y, sobre todo en el anime, solo temporalmente.

Hyoga, quien es el Caballero del Cisne, también llegará a vestir una armadura de oro, la de Acuario, perteneciente a su maestro, Camus.

 

-Shun.

 

Es el más sensible del grupo de protagonistas y sólo demostrará su poder real en contadas ocasiones. Su armadura, la Armadura de Bronce de Andrómeda, posee dos cadenas extensibles que son sus armas más habituales.

Shun es el más joven del quinteto de protagonistas y, por lo tanto, el más inmaduro y emotivo, pero a la vez el más tierno y dulce, el más sensible y frágil y tranquilo y posicionado, incluso pensativo.

Aunque, al menos en el anime, Shun es presentado como un chico particularmente llorón, siempre está listo para ayudar a los demás y dar su vida por ellos.

Shun es un pacifista irredento, quizá excesivamente reacio al empleo de la violencia, por lo que, junto a su aspecto algo andrógino, la gran mayoría de los fans occidentales masculinos lo ven como débil e incluso, muchos, lo consideran homosexual, aunque en la serie se llega a ver claramente que no es así, pues está enamorado de June, la mujer Caballero de Bronce del Camaleón.

El personaje, ciertamente, tiene un aspecto físico un tanto femenino, con su pelo largo de color verde en el anime y castaño en el manga y sus delicados rasgos faciales, pero no es porque Kurumada y/o Toei Animation quisieran darle un aspecto afeminado, si no por dos motivos: primero, porque querían transmitir la idea de que era muy atractivo, y, segundo, porque, precisamente, el canon de belleza ideal japonés es uno por el que se considera que los hombres más atractivos son los que tienen rasgos faciales algo femeninos y cuanto más femeninos mejor.

 

-Ikki.

 

Este personaje es el más duro y temperamental de los cinco protagonistas. En la ficción de la obra, es el primer hombre en la Historia en vestir la Armadura de Bronce del Fénix, una de las más poderosas, ya que posee la virtud de renacer de sus cenizas.

Sus únicas debilidades son el afecto que siente por su hermano, Shun, y su amor por Esmeralda, la hija (adoptiva en el manga, pero biológica en el anime) de su maestro, el cruel (¿y quizá enloquecido?) Guilty.

Este personaje, al principio, será uno de los “malos” de la serie. Como acabo de señalar, su maestro, Guilty, era un hombre cruel que no hizo otra cosa que inculcarle el odio hacia toda la Humanidad, por lo que, cuando regresó a Japón, lo hizo como un hombre lleno de odio e ira hacia los otros cuatro protagonistas, por lo que decidió combatir contra ellos con la intención de matarlos en venganza por haberlo enviado a entrenarse al lugar al que fue a entrenarse, la ficticia Isla de la Reina Muerte. Sin embargo, más adelante, cuando estaba a punto de ser derrotado por los otros cuatro protagonistas, comprendió su error y se redimió.

Hay que señalar que los motivos por los que éste personaje quería vengarse de los otros cuatro protagonistas son algo diferentes en el anime y en el manga. Ésta diferencia depende de otra que también hay entre el anime y el manga. Ésta segunda diferencia es que, mientras que en el anime, los protagonistas son un quinteto de personajes que fueron tomados bajo su protección por Mitsumasa Kido, en el manga son todos hijos suyos, que él tuvo con distintas mujeres (excepto Shun e Ikki, que no solo son hijos del mismo padre, Kido, si no también la misma madre).

De ésta forma, mientras que en el anime el motivo por el que Ikki quiere vengarse es por haber sido enviado a entrenarse a la Isla de la Reina Muerte, en el manga quiere matar a los otros cuatro protagonistas, además de por el motivo anterior, para destruir el legado de Kido como venganza por hacerles pasar ese calvario a sus propios hijos.

Otra diferencia entre el manga y el anime está en que, en este último, al menos puede que en parte, la venganza es solo una excusa; el verdadero motivo por el que se enfrenta a ellos, es porque se lo ha ordenado el Santuario.

La personalidad de Ikki es drásticamente diferente de la de sus compañeros Caballeros. Es el opuesto de Seiya, ya que, al contrario que éste, Ikki es más frio y reflexivo, como Shiryu, aunque de manera diferente a éste último. La frialdad de Ikki asusta o irrita a veces a sus propios compañeros. También es el opuesto de su hermano, Shun, ya que, al contrario que éste, a la hora de luchar, lo hace sin cuestionárselo. Shun es tranquilo, suave, cariñoso y muy emotivo, mientras que Ikki es duro, frio, agresivo y muy solitario, aunque su aspecto rudo esconde un alma verdaderamente compasiva y amable.

Cuando hablé de Shun, comenté la imagen que de él tienen muchos fans occidentales de Saint Seiya como un personaje debilucho, llorón e, incluso, puede que homosexual. Esto es así porque, sobre todo en el anime (y más concretamente en las cuatro películas clásicas), siempre es salvado por Ikki.

Y es que estos dos personajes son opuestos y complementarios. Sin Ikki, muy probablemente, Shun habría muerto antes o después, pues por su carácter pacifista siempre es reacio a luchar con todas sus fuerzas, por lo que al final siempre anda metido en dificultades. Pero sin Shun, Ikki seguiría siendo un personaje lleno de ira y odio.

Gracias a su hermano Ikki, Shun se endurece, y gracias a Shun, Ikki se ablanda (aunque, como ya hemos visto, no del todo). Pero no es que Ikki pase a ser él el llorón y “debilucho” y Shun a ser él el “tipo duro”, si no que, simplemente, se invierten un poco los papeles entre los dos hermanos y en la película Tenkai Hen Overture llegaremos a ver cómo será Shun quien salvará a Ikki.

(Continuará en la próxima entrada que publique dentro de ésta categoría).

 

Saint Seiya: El Manga y el Anime

 

 

Saint Seiya, conocido en Occidente como Los Caballeros del Zodiaco, es un manga (comic) japonés escrito y dibujado por Masami Kurumada y un anime (dibujos animados) realizado por el estudio Toei Animation.

El manga se empezó a publicar el 15 de Septiembre de 1986 en la revista Shukan Shonen Jump, de la editorial Shueisha, y posteriormente, pero a la vez que se iba publicando en la revista, se recopiló en 28 tomos.

Al poco de empezar a publicarse el manga, el estudio de animación Toei Animation compró los derechos del mismo y comenzó a realizar la serie de anime.

Saint Seiya pertenece a un género, dentro del manga y el anime, denominado “Nekketsu”, que se caracteriza por tratar de historias sobre un personaje que defiende valores como la amistad y la superación personal. Estas historias suelen tratar de un personaje que, desde un punto de vista occidental, podríamos denominar “superhéroe”, pero que en realidad no lo es porque no tiene superpoderes porque él sea especial, sino porque vive en un “mundo” en el que todo el mundo tiene superpoderes o puede llegar a tenerlos si practica artes marciales. Esto, normalmente, se suele deber, en estas historias, a que, en el mundo ficticio en el que se ambientan, existe una especie de energía espiritual, generalmente, inspirada en el concepto oriental del chi o ki, que, gracias a que practican artes marciales y a un entrenamiento extremadamente riguroso en éstas, éstos personajes desarrollan tanto que pueden usarla en forma de “superpoderes”. También suelen ser historias en las que éste personaje (el protagonista en cuestión) se une a otros personajes para combatir a los “malos” y acaba trabando amistad con estos (con los personajes a los que se une para combatir a los villanos, aunque, algunas veces, también con algunos de éstos últimos).

Saint Seiya trata de mitología griega y narra las aventuras de su protagonista, Seiya y otros cuatro chicos japoneses (Shiryu, Hyoga, Shun e Ikki) que luchan contra el mal, ya que son lo que en la serie se conoce cómo Santos de Atenea (de ahí el titulo de la serie, Saint Seiya, es decir, “San(to) Seiya”), o, como se les denomina en Occidente, Caballeros de Atenea; guerreros ataviados con armaduras que luchan a las ordenes de dicha diosa de la mitología griega.

Otra característica común entre los mangas y animes nekketsu es que se suelen dividir en tandas de capítulos que se suelen denominar “sagas”. Suelen llamarse así porque, normalmente, son conjuntos de episodios en los que los protagonistas se enfrentan a un mismo villano desde el primero al último de esos capítulos. Por ello, se las denomina “sagas” porque suelen recibir el titulo de “Saga de” y el nombre del villano en cuestión.

Saint Seiya, tanto el manga como el anime, se divide en tres “sagas”. El manga se divide en la Saga del Santuario, la Saga de Poseidón y la Saga de Hades. El anime, por su parte, se divide en la Saga del Santuario, la Saga de Asgard y la Saga de Poseidón.

Las sagas del Santuario y de Poseidón son iguales en ambas fuentes, pero la Saga de Asgard del anime es una saga “inventada” por Toei Animation que se realizó para dar tiempo a Masami Kurumada a terminar la Saga de Poseidón.

El anime, en su día, terminó con la Saga de Poseidón. Pero, como ya hemos visto, esta saga no era el final de la historia. Efectivamente, como ya hemos visto, el manga continuó con otra saga más, la Saga de Hades.

La Saga de Hades, por desgracia, se quedó sin animar. La serie, en su momento, tuvo mucho éxito, no solo en el resto del mundo, sino el propio Japón. Sin embargo, en su país de origen empezó a “perder fuelle” a partir de la Saga de Asgard, ya que ésta se centraba en la mitología nórdica, la cual no goza de la misma popularidad en Japón que la griega. Esto provocó que decayera el interés por la serie entre el público, por lo que Toei Animation acabó cancelando el anime antes de empezar a adaptar la Saga de Hades.

Por otro lado, al vez que realizaba la serie anime y ésta se emitía por TV, Toei Animation realizó cuatro películas de animación 2D de una duración de unos 45 minutos cada una que se estrenaron en cines en Japón.

Eran largometrajes que narraban historias independientes del argumento de la serie. Estas son:

1.-Saint Seiya Gekijoban. Los Caballeros del Zodiaco: La Leyenda de la Manzana de Oro (edición en VHS lanzada en 1998 y en DVD en 2002 por Manga Films). Saint Seiya: La Diosa Malvada Eris (edición, primero en DVD y, más tarde, en Blu-Ray, por Selecta Visión).

2.-Kamigami no Atsuki Tatakai. Los Caballeros del Zodiaco: La Batalla de los Dioses (edición en VHS lanzada en 1998 y en DVD en 2002 por Manga Films). Saint Seiya: La Ardiente Batalla de los Dioses (edición, primero en DVD y, más tarde, en Blu-Ray, por Selecta Visión).

3.-Shinku no Shonen Densetsu. Los Caballeros del Zodiaco: La Leyenda de los Santos Escarlata (edición en VHS lanzada en 1991 y en DVD en 2002 por Manga Films). Saint Seiya: La Leyenda del Joven Escarlata (edición, primero en DVD y, más tarde, en Blu-Ray, por Selecta Visión).

4.-Saishu Seisen no Shensi Tachi. Los Caballeros del Zodiaco: El Guerrero de Armageddon edición en VHS lanzada en 1998 y en DVD en 2002 por Manga Films). Saint Seiya: Los Guerreros de la Última Guerra Santa (edición, primero en DVD y, más tarde, en Blu-Ray, por Selecta Visión).

Cómo ya hemos dicho, Saint Seiya tuvo mucho éxito tanto en el propio Japón como en el resto del mundo.

Debido a ello, ha generado, y sigue generando, toda clase de productos de merchandising; desde figuras de acción hasta artículos tales como tazas, llaveros, camisetas, hasta otros que no han generado otras obras de ficción, como, por ejemplo, relojes; pasando por videojuegos.

Pero esto es otra historia. Aquí, para terminar, baste decir que, incluso hoy día esta serie sigue “viva”, con nuevos mangas y animes y generando más merchandising.

Que la serie continue “vigente” se debe, al menos en parte, a la versión animada de la Saga de Hades.

Como ya hemos visto, en su día, aunque en el manga había una Saga de Hades, el anime terminó con el último capitulo de la Saga de Poseidón.

Y, así se habría quedado la cosa, sino fuera porque, en algún momento en torno al año 2002 acudió a un salón de manga y anime un fan francés de la serie llamado Jerome Alquie. En dicho salón, Alquie proyectó una animación hecha por él mismo a modo de opening (cabecera, títulos de crédito iniciales), basada en la Saga de Hades. Dio la casualidad de que a dicho salón acudió gente de Toei Animation y vieron el video hecho por Alquie.

El video les dio la idea de retomar la serie y animar la Saga de Hades. Toei Animation decidió en ese momento ir sobre seguro y realizar solamente unos trece episodios.

Desde el punto de vista escenarístico, la Saga de Hades se dividía en tres partes: una primera que se desarrolla en el mundo de los vivos, una segunda que se desarrolla en el Hades y una tercera que se desarrolla en los Campos Elíseos, el equivalente al Cielo en la mitología griega.

Al realizar solamente trece episodios, lo que Toei Animation hizo fue hacer una miniserie de dicha cantidad de episodios que abarcaba solamente la parte de la Saga de Hades que se desarrollaba en el mundo de los vivos.

Así, y tras varios años de ausencia, Saint Seiya retornaba con la emisión, el 9 de Noviembre de 2002, del primer capitulo de Saint Seiya: Capitulo de Hades – Santuario, la primera de tres miniseries que adaptan a anime la Saga de Hades del manga original.

La serie fue un éxito, lo que animó a Toei a adaptar a anime el resto de la saga, en la forma de otras dos miniseries que abarcaban la parte de la saga ambientada en el Hades y la ambientada en los Campos Elíseos, respectivamente, y que, por tanto, se titularon, siguiendo la línea de Capitulo de Hades – Santuario, Capitulo de Hades – Infierno la primera y Capitulo de Hades – Elíseos la segunda.

De hecho, fue tal el éxito de Capitulo de Hades – Santuario, que no solo Toei decidió realizar las otras dos miniseries, sino que también Masami Kurumada decidió realizar un nuevo manga.

Efectivamente, a la vez que se emitía Capitulo de Hades – Santuario, en el mismo 2002, concretamente, el 19 de Diciembre, se publicaba en Japón en la revista Champion Red el primer capitulo de Saint Seiya: Episodio G.

Y, de esta forma, la serie “volvió a la vida” y sigue estándolo hasta el día de hoy.

Efectivamente, no solo Capitulo de Hades – Santuario tuvo éxito, sino también el manga Episodio G, y, fue tal éste, que, entre eso y otra cosa que veremos a continuación, Kurumada decidió lanzar otro manga más. No solo eso, sino que desde entonces Toei Animation por su parte y Kurumada por la suya, han ido lanzando varios animes el primero y mangas el segundo.

Y, es que, en 2004, alentado por el éxito de Capitulo de Hades – Santuario, Toei Animation decidió lanzar una quinta película en animación 2D.

El caso es que, aunque el manga original acababa con la Saga de Hades, la idea de Kurumada era haber dibujado y escrito una saga más, conocida popularmente (ya que no tiene titulo oficial por no haberse hecho) como Saga del Cielo, llamada así porque Kurumada pretendía que tratase de que Seiya y los demás debían enfrentarse a los doce dioses del Olimpo.

De ese modo, cuando Toei le propuso hacer la nueva película, Kurumada quiso aprovechar la oportunidad para realizar de esa forma la Saga del Cielo, y, aprovechando que le ofrecieron escribir él el guion, les presentó uno por el que esta película sería la primera de varias a través de las cuales se narraría la Saga del Cielo, por lo que fue titulada Tenkai Hen Overture.

Por desgracia, Toei Animation introdujo ciertas modificaciones en la película que no le gustaron a Kurumada, por lo que éste, contrariado, lanzó el manga que lanzó después de Episodio G, Saint Seiya: Next Dimension – Myth of Hades.

Después de esto, han surgido, como ya hemos dicho, otros mangas y animes, por lo que además de las miniseries que adaptan la Saga de Hades, la película Tenkai Hen Overture y los mangas Episodio G y Next Dimension, tenemos también, a día de hoy, los siguientes mangas y animes:

 

-Mangas:

Saint Seiya: The Lost Canvas – Myth of Hades.

Saint Seiya: The Lost Canvas Gaiden – Myth of Hades.

Saint Seiya: Episodio G Assassin.

Saint Seiya: Saintia Sho.

 

-Animes:

Saint Seiya: The Lost Canvas (que, en vez de Toei, es del estudio TMS).

Saint Seiya Omega.

Saint Seiya: Soul of Gold.

 

Y es por todo esto por lo que, a parte de todos estos mangas y animes, también tenemos las figuras Myth Cloth, Myth Cloth EX y, ahora también, D. D. Panoramation; así como otros productos de merchandising, como los cinco videojuegos (dos para PlayStation 2 y tres para PlayStation 3, el último de los cuales fue lanzado también para PlayStation 4) salidos “recientemente”, etc.

 

Ficha Técnica de “Saint Seiya”

 

 

Titulo: Saint Seiya (Los Caballeros del Zodiaco).

Año: 1986.

Género: Mitología, Fantasia, Shonen (manga o anime para adolescentes varones).

 

1.-Manga.

 

-Autor: Masami Kurumada.

-Editorial: Shueisha.

-Publicado en: Shukan Shonen Jump.

-Inicio de Publicación: 15 de Septiembre de 1986.

-Fin de Publicación: 15 de Abril de 1991.

-Volúmenes: 28.

 

 

2.-Anime.

 

 

-Director: Kozo Morishita (Capítulos del 1 al 73). Kazuhito Kikuchi (Capítulos del 74 al 114).

-Estudio: Toei Animation.

-Cadena TV: TV Asahi.

-Música: Seiji Yokoyama.

-Estreno: 11 de Octubre de 1986.

-Fecha de emisión del último capitulo: 1 de Abril de 1989.

-Número de Episodios: 114.